Saltar al contenido

Café orgánico y café convencional, ¿cuáles son las diferencias?

Como muchos, probablemente ya estés convencido de que consumir orgánico es bueno para tu salud y para el medio ambiente, pero ¿conoces con precisión las diferencias entre el café orgánico y el café convencional? Si quieres conocerlos en detalle, nuestro artículo debería interesarte. Analizamos los detalles de estos dos productos distintos. Para completar nuestro estudio, también hemos recopilado información sobre el café de comercio justo. Después de leer este interesante artículo, ¡tendrás toda la información que necesitas para elegir el café adecuado!

Café convencional, deforestación y fertilizantes químicos

El café convencional proviene de un cultivo que utiliza pesticidas y fertilizantes químicos. Dañinas para los productores, estas sustancias que se supone promueven el crecimiento de los cafetos y los protegen de enfermedades e insectos se encuentran en nuestras tazas. Es cierto que estos residuos están presentes en pequeñas cantidades, pero no existen en el café orgánico. Además, la producción de café convencional promueve la deforestación al favorecer el monocultivo.

Sin embargo, la destrucción de los bosques y el uso de productos químicos destruyen los ecosistemas y generan la erosión del suelo. Además, un cafeto cuyo crecimiento es impulsado por fertilizantes sintéticos desarrollará menos aromas en sus granos. Esto da como resultado un sabor menos cualitativo. Al final, una taza de café convencional es menos saludable y probablemente menos sabrosa que una taza de café orgánico.

Café orgánico, un café responsable y sostenible

Procedente de la agricultura ecológica, el café ecológico certificado garantiza laausencia de productos químicos proteger tanto el medio ambiente como la salud de los productores y consumidores de café. De hecho, la agricultura ecológica se basa en prácticas respetuosas con la vida. Estos aseguran la preservación de los recursos naturales, los suelos y la autonomía de los agricultores. Se trata, por tanto, de una agricultura sostenible que responde a una especificaciones estrictas. En cada país, cumple con diferentes normativas y está sujeto a numerosos controles de calidad. Estos son realizados por organizaciones certificadas.

Concretamente, el café orgánico es ventajoso en todos los aspectos. De una producción natural y sostenible, respeta la flora y la fauna. Pero para beneficiarse de esta preciosa etiqueta, sus granos deben provenir de una plantación que haya abandonado los fertilizantes químicos durante al menos 5 años. Además, no se deben utilizar pesticidas sintéticos. Por otro lado, están autorizados los denominados abonos orgánicos.

Al optar por un café orgánico, actuará a favor del medio ambiente y de los productores. Eso sí, pagarás un poco más por este manjar. ¿Pero dices que un producto más saludable y de mayor calidad justifica realmente esto? diferencia de precio. Además, permite a los pequeños productores ganar un salario digno. Al aunar esfuerzos, logran crear cooperativas que les permiten expandir sus culturas y mejorar su tierra.

¿Qué significa la etiqueta orgánica en el campo del café?

El café con etiqueta orgánica debe haberse cultivado en condiciones muy específicas. De hecho, la denominación está perfectamente enmarcada y las reglas deben respetarse.

  • Las fincas que cultivan cafetos deben estar libres de fertilizantes químicos durante al menos 5 años.
  • Todos los pesticidas sintéticos están prohibidos. Para proteger los cafetos de los insectos y las enfermedades, solo se permiten los métodos naturales.
  • Los granos de café orgánicos recolectados no se pueden almacenar con los granos de café convencionales. En ningún momento deben entrar en contacto estos dos cultivos. Desde la recolección hasta el tostado, todas las etapas deben realizarse por separado. Esta regla también se aplica al embalaje y transporte.
  • Un paquete de café está certificado como orgánico si el 95% de su contenido cumple con todos los requisitos de las especificaciones de una etiqueta. La tolerancia del 5% tiene en cuenta las mezclas que consisten en mezclar una añada con otra.
  • El café orgánico no puede contener más del 0,9% de trazas de OMG.

Aquí están las principales reglas decretadas por las etiquetas orgánicas europeas. Para garantizar un café saludable y de alta calidad para los consumidores, se realizan controles de manera regular dentro de las fincas.

Café orgánico y café de comercio justo, ¿cuáles son las diferencias?

Muchos cafés orgánicos certificados provienen del comercio justo. Pero tenga en cuenta que el café orgánico no es necesariamente justo. Por otro lado, ¡un producto de comercio justo a menudo es orgánico!

Café de comercio justo

Ya sea café, chocolate o algún otro producto, el término comercio justo significa que los productores reciben un precio justo para recompensar su trabajo. Concretamente, esta etiqueta, por tanto, da fe de una producción que respeta a su mano de obra. También incorpora el respeto por la flora y la fauna. El equilibrio y la diversidad biológica están perfectamente representados en las reglas establecidas en las especificaciones de la etiqueta. Sin embargo, estos conceptos también están sujetos a reglas estrictas para la obtención de etiquetas orgánicas. Es por eso que el café de comercio justo a menudo se certifica como orgánico.

Café orgánico

Anteriormente, es posible que haya notado que el café orgánico cumple con una serie de reglas relacionadas con los métodos de cultivo de cafetos y el tratamiento de los granos. El resultado es un producto saludable, libre de sustancias potencialmente tóxicas. Pero en ausencia de reglas específicas relacionadas con el bienestar de la fuerza laboral, una etiqueta orgánica no puede imponer este concepto. Es por eso que el café orgánico no es necesariamente un comercio justo.

¿Quién dice que el café orgánico dice mejor café?

Como ha visto, las etiquetas orgánicas no imponen restricciones en términos de sabor. Si dan fe de unas condiciones de cultivo respetuosas con el medio ambiente y de la ausencia de sustancias nocivas, no son no poder garantizar el buen sabor del café.

Por tanto, es posible encontrar cafés convencionales mejores que los cafés orgánicos. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que los cafetos que se estimulan a crecer con fertilizantes químicos tenderán a producir granos menos aromáticos que los árboles que han crecido de forma natural.

¡Todo lo que tienes que hacer es degustar diferentes cafés orgánicos, arábicas y robustas, para encontrar el que te ayude a despertarte cada mañana o que termine todas tus comidas!