Saltar al contenido

¿Cómo y por qué cambiar al café negro?

“El café debe ser negro como el infierno, fuerte como la muerte y tan dulce como el amor” – Dalai Lama.

El café es rico en sabores únicos que asombran los sentidos, pero la crema y el azúcar atenúan esos sabores y pueden impedirle disfrutarlos.

Es por eso que todo amante del café debería aprender a beber café negro: a café servido sin leche ni nata y generalmente sin azúcar.


Aprende a amar el café negro

Para muchas personas, beber café negro es, como dicen, una tortura. Esto es especialmente cierto para aquellos de nosotros que siempre hemos dependido de la crema y el azúcar.

Aprender a disfrutar del café negro puede llevar tiempo. No obstante, una vez que realice el cambio con éxito, se preguntará por qué estaba agregando tantos edulcorantes hasta entonces.

El café es un mosaico de muchos sabores que van desde el dulce y afrutado hasta el cremoso e incluso el amargo. Cuando agrega crema y azúcar, se pierde estos exquisitos sabores.

El café negro de calidad sabe muy bien. Ya te gusta con crema y azúcar, pero eso no significa que vayas a odiarlo cuando está negro. Tienes que darle una oportunidad.

Cómo y por qué cambiar al café negro


5 consejos para disfrutar del café negro

Si está listo para cambiar al café negro, estos consejos ayudarán a que la transición sea un poco más fácil y, con suerte, más sabrosa.

Consejo 1: prueba diferentes cafés

Hay cientos de mezclas y tipos de frijoles que puede probar, y cada uno sabe diferente. Algunos cafés tienen un sabor cremoso y dulce, otros son afrutados, mientras que otros son fuertes y amargos.

Si le gusta el café con crema y azúcar, busque un café que tenga un sabor cremoso, incluso oscuro. Esto te ayudará a hacer la transición al café negro. Puede encontrar excelentes variedades en línea.

Consejo 2: cambia tu método de preparación

El mismo café puede tener un sabor muy diferente según el método de preparación que decida utilizar. Si no le gusta el café negro que hace su máquina habitual, ¿por qué no prueba un nuevo tipo de cafetera?

Cada método de preparación extrae sabores que alteran de forma única el sabor de su café. La clave es encontrar el método de preparación que mejor se adapte a sus necesidades.

Puede comenzar con métodos clásicos como una prensa francesa o una cafetera italiana. Estas cafeteras manuales suelen hacer deliciosas tazas.

LEER
¿Qué es un sistema de calefacción termobloque?

Consejo 3: prueba el sabor

Antes de agregar crema o azúcar a su taza, pruebe su café “seco”. Esta es una excelente manera de comenzar a expandir sus horizontes.

Consejo 4: reduzca gradualmente su necesidad de crema y azúcar

Reduzca lentamente la ingesta de crema y azúcar cada día que tome una taza de café. Esto le ayudará a cambiar al café negro más fácilmente.

Consejo 5: cambia tu taza

Puede parecer una locura, pero los estudios han demostrado que el color de su taza puede afectar la forma en que percibe el sabor de su café.

Por ejemplo, si usa una taza blanca, puede pensar que su café tiene un sabor más amargo que si toma el mismo café en una taza transparente.

Intente cambiar el color de su taza cuando beba café negro para ver si eso le ayuda a apreciar el sabor.

¿Cómo cuantificar la nata y el azúcar?

Las personas que consumen crema y azúcar religiosamente a menudo tienen dificultades para convertirse en café negro. Sin embargo, si está realmente decidido a cambiar al café negro, hay una manera.

Primero, mida exactamente cuánta crema y azúcar le gustaría usar en su café. Esta cantidad será su línea de base.

Después de una semana, reduzca en un cuarto la cantidad de crema y azúcar que usa.

Continúe durante aproximadamente una semana con esta cantidad, luego redúzcala en otro cuarto la semana siguiente. Cada semana, reduzca la crema y el azúcar hasta que no use nada en absoluto.

Si durante este ciclo experimentas un sabor que no te gusta, trata de mantener esa cantidad durante dos semanas en lugar de solo una. Esto le dará una mejor oportunidad de adaptarse al nuevo sabor.

Si su misión tiene éxito, ya no necesitará crema y azúcar en su café y podrá saborear el café negro en toda su pureza.


La última palabra

Recuerde, no estoy juzgando la forma en que le gusta su café. Si te gusta tu café cargado de nata y azúcar, este es tu negocio.

Lo que intento hacer es animarte a probar algo nuevo, hacerte experimentar nuevos sabores..

Entonces, ¿por qué no probar el café negro? Si le da la oportunidad, es posible que le guste tanto como su café cargado de edulcorante.